Puertas antiokupa, ¿Son costosas y difíciles de instalar?

La ocupación ilegal de inmuebles es un oscuro negocio que parece no acabar. Miles de viviendas son okupadas cada año en España, y la legislación que demora los desahucios no ayuda a resolver el problema. La duración media de un procedimiento legal de desahucio es de más de dos años.

Ante este panorama, es mejor prevenir que lamentarse. Evitar la entrada de los okupas debería ser la prioridad de cualquier propietario que, por cualquier razón, deje su propiedad vacía temporalmente.

Afortunadamente las empresas de seguridad física saben que se trata de un mercado en crecimiento y han desarrollado un amplio catálogo de soluciones. Las alarmas monitoreadas y las cerraduras son viejas conocidas, pero quizás no sean suficiente.

Un intruso dispuesto y equipado puede burlar la seguridad de una puerta acorazada, siempre que disponga el tiempo suficiente. Quizás esta sea la razón por la que las puertas antiokupa sean el elemento más visible y notorio de las nuevas tendencias en protección de inmuebles.

A continuación, te contamos lo que necesitas saber sobre la instalación de puertas antiokupa. También responderemos a la preocupación principal de la mayoría de los propietarios, que piensan que son muy difíciles de instalar y muy caras.

Puertas antiokupa, ¿Son costosas y difíciles de instalar?

Instalación de puertas antiokupa

Las puertas antiokupa no se instalan como una puerta normal. Se trata en realidad de una sobrepuerta, pues generalmente se posicionan sobre una puerta principal preexistente.

La recomendación de los especialistas de seguridad de Cerrajería Barcelona es reforzar la seguridad de la puerta principal al mismo tiempo que se instalar la puerta antiokupa. Esto implicará una actualización de los dispositivos de seguridad como cerraduras, bombines y bisagras.

Las puertas antiokupa están construidas de chapa galvanizada sin recubrir de pintura ni elementos decorativos. Varios refuerzos internos, invisibles desde el exterior, están soldados entre la estructura y la chapa.

Las puertas antiokupa son fáciles de instalar

Dependiendo de las regulaciones locales, y de las condiciones preexistentes, las puertas antiokupas pueden instalarse dentro del nicho de la puerta o sobre la fachada. El marco de la puerta antiokupa se fija sin necesidad de hacer obras, en pocos minutos.

La instalación completa suele durar menos de una hora y solo requiere un equipo de dos personas. Vienen en tamaño estándar, pero se pueden fabrican por encargo en otros tamaños.

Es común que el exterior de una puerta antiokupa esté desprovisto de elementos usuales en otras puertas. Esto implica que no hay pomos, manillas ni mirillas, sino una superficie plana y limpia.

La cerradura que incorporan estas puertas está reforzada específicamente para resistir ataques. Existen modelos que incluyen cerraduras inteligentes que permiten controlar la puerta con el móvil.

¿Son costosas las puertas antiokupa?

Muchas viviendas vacías son propiedad del Estado, por lo que no es extraño que las viviendas públicas se estén convirtiendo en el principal objetivo de las bandas de okupas.

Por esta razón las comunidades y promotores han optado por comprar lotes de puertas antiokupa y rotar su uso en viviendas que quedan vacías. Se retiran antes de que una familia se mude al piso, y se instalan cuando el inmueble queda solo.

Incluso en las viviendas privadas, la reutilización suele ser la norma, y el alquiler es lo más conveniente. Por lo que, al menos en la mayoría de los casos, no será necesario comprar una puerta antiokupa.

De todos modos, el coste medio de una puerta antiokupa promedia los 800 euros y el alquiler mensual ronda los 80 euros. La instalación de este tipo de puerta puede ir desde los 100 a los 200 euros aproximadamente.